La Lealtad ¿Un Don en desuso?

http://i105.photobucket.com/albums/m228/bessbcn/Espartanos.jpg


Lealtad.y compromiso, Fuerzas, Amistad, Deber,
Respeto: Aqui nadie Corre, Todos Pelean


En estos tiempos en los que los valores humanos están desapareciendo de la faz de la tierra esta virtud se ha quedado relegada para los seres humanos,  tanto en la vida personal como en la empresa.
Muchos son ó somos los que en ocasiones hemos utilizado a nuestros amigos o compañeros de trabajo o empresa y me incluyo pues no quiero ser tan necia de negar que en ocasiones yo lo he hecho también. Pero la vida nos enseña y nos pone a ciertas personas en nuestro camino para aprender y para saber lo que nunca debemos de hacer. En las empresa como en el juego de la amistad, hay miles de seres que son vampiros emocionales, ésto es, nos chupan nuestra energía, nuestra sangre hasta que llegado el momento ya no pueden sacarnos nada y entonces es cuando desaparecen de nuestras vidas llevándose lo mejor de nosotros.
Pero queridos amigos, la vida es muy sabia y siempre nos pone a cada uno en nuestro sitio. Cuanto más confiemos en una persona mayor será la deslealtad que sientas "Toda una vida para crear una amistad y un minuto para perderla". ¿será que las personas nos hemos vuelto indulgentes con nuestros propios dones?, o tal vez ¿hemos perdido nuestros valores personales?.
Pienso que una mezcla de ambas cosas, puesto que si un perro o un caballo son fieles por naturaleza y por instinto ¿es posible que nosotros sólo lo seamos por educación?.
Estoy convencida de que es así, de que sólo por hábitos, por constumbres educacionales mantenemos esta virtud y es por ello que, en cuanto nos sentimos acorralados o vemos la posibilidad de una pequeña mejora en nuestra vida, salimos corriendo sin importarnos lo que dejamos atrás.
Pero como los dioses nos hacen olvidadizos seguiremos repitiendo nuestra deslealtad hasta que nuestros valores vuelvan a reconstruirse.
Os recomiendo que releáis a Platón y su República y tal vez así podamos entre todos poder superarnos a nosotros mismos e ir a más.
Nos queda un gran trecho por delante.