Y....¿si hubiera apostado por el corazón?

Cada día recibo en mi despacho a una media de 3/4 personas que vienen a trabajar sus habilidades personales, ejecutivas, de vida y siempre me quedo con un buen sabor de boca cuando veo que se van del despacho contentos de acercarse un poco más a la felicidad, pero ayer me pasó algo muy curioso que quiero compartir con vosotros. Tuvo una sesión vía skype (muy habitual en nuestro negocio), con una cliente de la península. Ella es una ejecutiva que llamaremos de alto standing, con la que llevamos 2 meses trabajando y con la que estoy encantada. Hemos trabajado su asertividad, su empatía su liderazgo, su comunicación.... y un sinfín de habilidades que le hacía sentirse infeliz en su vida.
Ella es una ejecutiva de éxito, tiene una empresa que marcha viento en popa, dejó su anterior empresa, después de su divorcio con su marido y cogió las riendas de un negocio familiar que tambaleaba tras la inminente jubilación de su padre y se volcó, literalmente, en el trabajo. Trabajamos el cabio gerenacional, su estrenada gerencial todo lo que a ella le preocupaba.  Pero cual fue mi sorpresa que, a media sesión, la caja de pandora se destapó y de repente me dice: "Beatriz quiero hablar contigo algo que hace días me ronda en la cabeza y necesito exteriorizarlo" y cuando yo le pregunté ¿de qué se trata?...,ella rompió a llorar diciéndome tras haberse calmado un poco...
"Hace 5 años después de mi divorcio conocí a un hombre maravilloso, guapo, con buena posición social, amable y comenzamos una relación apasionada, animal, como no recordaba haberla tenido y yo que en aquel momento entraba y salía de diversas relaciones, no reconocí como amor.
A decir verdad, escapé volviendo a mi ciudad natal para liderar el negocio familiar y volcarme íntegramente en mi empresa. El era un poco mujeriego y esa actitud me hizo no platearme una posible relación seria y al final cansada de ir y venir en un viaje, él me dijo que había conocido a otra, se había enamorado y había comenzado una relación con ella, al poco tiempo se casaron.
Yo prudentemente, le transmití mi alegría por su felicidad y seguí mi camino, pues en aquel momento me convencí que era lo mejor ya que mi prioridad era mi empresa.
Seguí jugando al juego del amor y seguí saliendo y entrando de diversas relaciones insatisfactorias todas ellas para mí y sobre todo, que me produjeron un cierre total al amor.   
Pero bueno, ahora veo que estaba demasiado ocupada sacando adelante mi empresa como par perder el tiempo en estas cosas del corazón. Pero no se porqué llevo unos 15 días soñando con él, de repente, desde hace un tiempo he vuelto a oir hablar del amor, leo en todas partes la importancia de sentirse enamorada, la importancia de la felicidad en pareja, esa que nunca veo en mis amistades, ni en ninguna parte y de repente, me he sorprendido a mi misma, despertándome cada mañana con el olor de su piel, su sonrisa, su ternura al tocarme....y una cama vacía.
Intuyo que he estado tan volcada en mi empresa que cerré las puertas al amor y ahora parece que el amor me ha cerrado las puertas a mi." 
 Y queridos amigos, aunque cada día veo historias de todo tipo en mi despacho, fue su tristeza lo que ayer me conmovió totalmente, esperé a que calmara su llanto, se sosegara un poco y le pregunté, ¿qué crees que quieren decir estos sueños, que conclusión sacas de todo ésto?.
Ella me contestó: "ciertamente no lo sé pero intuyo que me están gritando que ya está bien de cerrar los ojos, que estoy harta de estar sóla, que mi éxito no compartido es menos éxito y que todavía soy joven (40 años), para volver a comenzar, pero ¿cómo lo hago?".
Sinceramente, tuve que contenerme porque, como sabéis un coach nunca aconseja pues ¿quien soy yo par darle consejos a nadie si todo su potencial está en ella?, pero en ese momento me salió lo que los coachs llamamos la pregunta poderosa: "Tú acabas de darte a tí misma las pautas a seguir ¿qué crees que debes hacer?".
Evidentemente mi sueño no quiere decirme que corra a llamar a mi ex, pues se que está felizmente casado y con un niño, intuyo que quiere decirme que vuelva a ir por la vida, como siempre me dices, con ojos de ver. Debo volver a salir más, relacionarme de nuevo con gente de mi edad, divertirme, apuntarme a actividades....en resumen apostar nuevamente por mi corazón ¿no?.
Tú lo has dicho, apostar nuevamente por tu corazón y volver a vivir la vida desde él, desde lo más puro que tenemos los seres humanos, nuestras emociones, lo demás ya vendrá, todo e andará y sobre todo, sólo mirar hacia atrás para coger carrerilla, la vida es hoy y como mucho mañana y hacia atrás volveremos siempre que necesitemos cerrar una puerta para en el presente abrir otra, sólo para eso.
Desde aquí t deso, mucha suerte.