¿Y yo para cuándo?

En un entorno tan dinámico como el actual pasamos más tiempo pensando en los demás que en nosotros mismos: el trabajo, los hijos, la familia, los amigos, los estudios... ¿Cuánto tiempo nos dedicamos exclusivamente a nosotros? No me estoy refiriendo a hacer deporte, ir a la peluquería o a darse un masaje. Evidentemente ese tiempo es válido y necesario, pero nos olvidamos de otra parte que debemos cuidar, mimar, fortalecer,... estamos hablando de nuestra mente.

Nos pasamos todo el día organizando, planificando y realizando tareas de cualquier tipo; incluso en momentos en que creemos que vamos a descansar o relajarnos seguimos organizando y planificando. Por ejemplo, cuando nos acostamos, ¿cuántos de vosotros no seguís haciendo un resumen del día o pensando en mañana tengo que llamar a alguien o tengo que acabar el informe para la reunión del jueves o mañana me toca a mí llevar a Marta al colegio?

Hay tiempo para todo aunque pensemos que no lo hay, sólo debemos gestionarlo correctamente y sobre todo no olvidarnos de que tenemos la obligación de pensar en nosotros mismos, de desconectar, relajarnos e incluso trabajar sobre nuestros propios problemas como inseguridades, miedos, culpas,..

Os invito a reflexionar sobre ello y en el momento en que os acostéis, que seáis vosotros mismos los que decidáis si planificar el día siguiente o simplemente pensar en cómo os sentís: tristes, alegres, preocupados, etc. y que busquéis las razones y sus posibles soluciones.

No estamos hablando de una hora diaria tan sólo de poderos dedicar unos breves minutos exclusivamente para vosotros mismos. ¿Creéis que seréis capaces?

NÚRIA TORRES
Coach Profesional