LA TORMENTA PERFECTA

Esta noche en Palma de Mallorca, hemos tenido una tormenta como las que, una chica del norte como yo, no recordaba, unos relámpagos de miedo hasta que a las 00:30h nos quedamos sin luz, sin electricidad, sin nada.
Mi querida amiga Mariana estaba a la otra linea del teléfono conteniendo mi miedo a la soledad de una gran casa, preciosa cuando la luz alumbra cada instancia, pero llena de miedos cuando la luz desaparece.
Y cuando hablando con ella poco a poco fui conciliando el sueño, rodeada de velas y linternas me vino a la cabeza el Taller que realicé en San Sebastian sobre los Miedos y me reí de mi misma.
Siempre he creído que la capacidad de reirse de uno mismo es lo que hace que crezcamos y que nos hagamos más sabios en este arte del Crecimiento Personal.
¿De dónde me vienen mis miedos, por qué una ejecutiva como yo, que ha recorrido el mundo y que no tiene miedo a nada puede temer a la oscuridad?.
Y poco a poco al pensar en ello, el desdramatizar la situación, el darme cuenta, hacerme consciente y responsabilizarme, hizo que pasara a la acción y pudiera dormir placidamente.
Y es más, tan placidamente que no he oído el despertador que pongo por poner, ya que todas las mañanas me despierto sin él desde que práctico el método silva.
Tal vez pudo el razocinio con mis miedos, tal vez el autocontrol o tal vez la contención de mi gran amiga Mariana al otro lado del hilo.
Porque señores, los coacheers también tenemos miedos, también necesitamos en ocasiones contención y coaching para razonar nuestros propios fantasmas.
Por eso creo en el Coaching porque cada día lo practico conmigo misma, me autocoacheo y compruebo la magia de esta filosofía que nos acompaña.
¡¡¡Gracias por la tormenta, gracias por los relámpagos, gracias por la lluvia, gracias a la amistad!!.....porque todo eso me ha hecho trabajar una vez más mis miedos.
¡¡¡Gracias por el Coaching y por los que lo practicáis!!!.

Beatriz Vilas
Coach Profesional